sábado, 31 de enero de 2009

El Valor De La Misa


Ya hemos dicho varias veces que lo que más ayuda a las almas del purgatorio son las misas. La Vble. Ana Catalina Emmerick dice: “Vi cuán admirables bendiciones nos vienen de oír la misa y que con ellas son impulsadas todas las buenas obras y promovidos todos los bienes y que, muchas veces, el oírla una sola persona de una familia basta para que las bendiciones del cielo desciendan ese día sobre toda la familia. Vi que son mucho mayores las bendiciones que se obtienen oyéndola que encargando que se diga sin asistir”. Suelen decir los santos que las almas asisten al lugar donde se celebra una misa por ellas y allí adoran con toda devoción a Jesús Eucaristía. Algunas almas tienen la gracia de pasar su purgatorio en una iglesia para poder asistir a las misas y poder adorar continuamente a Jesús sacramentado. Esta gracia suele darse a quienes en vida han amado especialmente a Jesús Eucaristía.

A este respecto, le decía la Virgen María al P. Esteban Gobi del Movimiento Sacerdotal Mariano: “En la Eucaristía está Jesús permanentemente rodeado por innumerables milicias de ángeles, de santos y de almas del purgatorio”
(31-3-1988).

Pierre Louvet en su libro “El purgatorio” cuenta el caso de una joven virtuosa, a quien se le apareció una amiga difunta, que pasaba su purgatorio ante el sagrario de la iglesia parroquial. Esta joven afirma que es imposible explicar el humilde respeto y la devoción tan grande con que asistía el alma a las misas, especialmente en el momento de la consagración. Cada vez que ella iba a comulgar, el alma estaba a su lado y la acompañaba para disfrutar de la cercanía de Jesús sacramentado.

Veamos un caso ocurrido en la Ferriere, Francia, en 1154. Este milagro está documentado en el libro “De miraculis” de Pedro Cluniacense (libro 2, cap. 2). Un minero quedó sepultado por un desprendimiento de tierras en una mina. Después de ocho días, lo dieron por muerto. Su mujer empezó a mandar celebrar una misa por su alma cada semana. Solamente una vez se olvidó de esta práctica piadosa. Al cabo de un año, un grupo de mineros logró rescatarlo con vida, al hacer trabajos de exploración. Le preguntaron cómo había podido sobrevivir durante tanto tiempo y él respondió: “Un joven resplandeciente como el sol y de una belleza celestial, que llevaba en la mano una antorcha encendida y la fijaba en la roca delante de mí venía y me dejaba un gran pan con agua y me consolaba para que comiera y tuviera esperanza.

Luego desaparecía y volvía a aparecer cada semana. Recuerdo que solamente una vez pareció olvidarse de mí, dejándome en tinieblas y sin alimento “. Entonces, todos reconocieron en él a su ángel custodio, que le traía los socorros que su esposa le conseguía con la misa semanal, que mandaba celebrar por él. excepto en la semana que se había olvidado.

Otro caso de la vida de San Pedro Dami ano (1007-1072). Se cuenta que, siendo muy niño aún, perdió a sus padres y tuvo que vivir con su hermano mayor que lo trató con mucha dureza y vivía comiendo las sobras de la casa y con la ropa vieja y sin zapatos, cuidando cerdos. Un día, se encontró por la calle una moneda y no sabía qué comprarse. Por fin, se decidió por mandar celebrar una misa por las almas de sus padres. A los pocos días, otro hermano suyo sacerdote, lo llevó a su casa, donde recibió un buen trato y pudo estudiar, llegando a ser cardenal y un gran santo, doctor de la Iglesia.

En la vida del Beato Enrique Susso (1296-1365) se relata que, cuando estaba estudiando en la Universidad de Colonia, en Alemania, hizo mucha amistad con otro religioso dominico como él. Un día se prometieron que el primero que muriera debía recibir del otro el beneficio de dos misas semanales por el espacio de un año. Después de un tiempo, murió el compañero de Fray Enrique y éste rezó mucho por él, pero no cumplió con la obligación de las misas. Un día se le apareció su amigo difunto y le echó en cara el incumplimiento de su promesa. El amigo le dijo que no bastaban sus oraciones, que necesitaba las misas para poder ser liberado. Al poco tiempo, se le apareció de nuevo para agradecerle las misas y decirle que ya estaba libre y volaba al cielo.

En 1817, en París, una pobre mujer, que trabajaba de doméstica en una casa, tenía la piadosa costumbre de mandar celebrar una misa cada mes por las benditas almas del purgatorio. Habiendo perdido su trabajo por una enfermedad, al salir del hospital, tenía apenas lo suficiente para mandar celebrar una misa, pero dudaba si hacerlo o guardarse el dinero para sus urgentes necesidades, porque no tenía más. Al fin, se decidió por mandar celebrar la misa mensual. Al salir de la Iglesia, encontró un joven alto, de noble aspecto, que le dijo: “Si busca trabajo, vaya a tal dirección y lo encontrará “. La piadosa señora fue a la dirección indicada y, en ese preciso momento, salía despedida la anterior empleada. La señora de la casa la recibió y ella, viendo en la entrada la fotografía de un joven, le dijo: “Señora, ese es el joven que me ha hablado de venir aquí”. La dueña de casa se quedó admirada, pues era su hijo Enrique, que había muerto hacía dos años.

Dice María Simma: “Recuerdo una joven que deseaba orar mucho por las almas del purgatorio. Su madre le sugirió que asistiera a dos misas los domingos, en vez de una, en su favor. Ella lo hizo así. Un día el sacerdote se dio cuenta y le dijo que la segunda misa no era válida para cumplir con el precepto y que, por tanto, perdía su tiempo. Ella dejó de asistir Pues bien, este sacerdote, después de muerto, se le apareció y le pidió que asistiera a todas las misas que debió asistir los domingos, pero que por sus malos consejos no había asistido para así poder salir del purgatorio”.

María Simma cuenta otro caso: “Un alma vino a visitarme, diciéndome que sería liberada, si sus hijos mandaban celebrar por ella setenta y cinco misas en días ordinarios. Me dijo: Estoy en el purgatorio, porque no les he enseñado el valor de la misa en los días de semana. Sus hUos dijeron que pagarían las misas y todo estaría solucionado, pero yo les respondí: No, eso no servirá, la razón por la que vuestra madre está en el purgatorio es por no haberles enseñado el valor de la misa entre semana. Por eso, deben participar todos a esas misas, teniendo en el corazón la intención de ayudar a la mamá. Hasta hoy día vienen casi todos los días a misa. Los conozco y puedo decir que ahora sí aprecian la misa entre semana y no sólo los domingos”.

Veamos la experiencia de una religiosa contemplativa, que vive todavía. Ella era, entonces, sierva de María y asistía por las noches a una señora anciana. Esta señora tenía un hijo, que estaba muy grave con cáncer y que murió antes que ella. La anciana vivía con una hija, que tenía hijos pequeños, y todos formaban una familia muy cristiana y muy unida. Dice así: “Por las noches, rezaba yo el rosario con su hija y esposo y me contaban lo bueno que había sido el difunto y cómo iba todos los días a la misa ya la comunión, cuántas limosnas daba a los pobres y otras muy buenas acciones que había hecho. Según ellos, ya estaría en el cielo y no necesitaría oraciones.

Dos o tres días después de su muerte, a las tres de la mañana, estaba yo orando, cuando empecé a oír unas pisadas como si corriesen, eran unos ruidos y golpes que el primer día me dio un poco de miedo, pero pensé que alguno de la casa se habría levantado por no estar bien. A los tres días de oír estos ruidos, me dijo la hija de la anciana que ella también oía los ruidos y no sabía a qué atribuirlos.

Pues bien, aquel mismo día, a las siete de la mañana, me acababa de iryo a mi convento, cuando el niño que tenían de tres años empezó a llamar a su madre. Su madre se levantó de la cama y encontró al niño sentadito en la cuna, muy contento, y le dijo muy claro: “Mamá, he visto al tío Javier”. Su madre le dijo que el tío Javier estaba en el cielo, pero insistía: “Lo he visto, ha venido aquí y me ha dicho que al morir te pidió una misa y que la mandes celebrar para poder ir pronto al cielo”.

Era cierto, antes de morir le había encargado una misa Por su alma en la Iglesia y se había olvidado, pensando que no la necesitaba, porque era muy bueno y estaría ya en el cielo. Ese mismo día fueron inmediatamente a encargar la misa. Por supuesto, ya no volvieron a oírse los ruidos y una gran paz y alegría reinó en aquella casa”.

Por eso, aunque creamos que están ya en el cielo, “por si acaso” no está demás seguir encomendando a nuestros familiares, aun después de varios años. Si ellos no necesitan las oraciones, el Señor se las aplicará a otros que las necesitan. La oración nunca se pierde. Siempre es eficaz. Y, especialmente, la misa, cuyo valor es tan grande que abarca a todas las personas de todos los tiempos y lugares. Cada misa, podemos decir, es una misa cósmica, pues en ella, en unión con Jesús, que es quien celebra a través del sacerdote, estamos unidos a todos los ángeles y santos, a las almas del purgatorio, a los niños del limbo y a todo el Universo. Todo está unido con nosotros, en Cristo. Sin las barreras del tiempo (del antes o el después) hasta la eternidad. La misa tiene un valor infinito, porque es la misa de Jesús y da una gloria infinita al Padre, aunque su valor práctico y de aplicación depende de nuestras disposiciones personales y de nuestra capacidad de recibir, es decir, de nuestro amor. De ahí que, cuando asistimos a una misa, debemos procurar ir bien preparados, bien confesados, para comulgar y así será mucho más provechosa para nosotros y para nuestros familiares difuntos.


“Una lagrima por los difuntos se evapora; una flor sobre su tumba se marchita; una plegaria llega hasta el corazón de Dios”


LA VIRGEN MARÍA

María Simrna habla mucho de la Virgen María y las almas del purgatorio. Dice que María es la madre de misericordia y la madre de las almas del purgatorio. Ella va muchas veces al purgatorio a consolar a las almas, especialmente el día de Navidad, que es cuando más almas van al cielo, el viernes santo, el día de la Ascensión, de la Asunción de María y en la fiesta de “Todos los santos”. Un alma le dijo a María Simma que la Virgen le había pedido a Jesús el día de su muerte liberar a todas las almas del purgatorio y Jesús había escuchado su oración y todas las almas la habían acompañado en su Asunción gloriosa. La Virgen distribuye las gracias, de acuerdo ala voluntad de Dios.
A los cofrades de la Virgen del Carmen les ha prometido (privilegio sabatino) sacarlos del purgatorio el sábado siguiente a su muerte. También tendrá especial misericordia con quienes han sido sus verdaderos hijos, rezándole frecuentemente el rosario. Cuenta María Simma que el 16 de diciembre de 1964 tomó dos hojas de papel para escribir dos cartas en las que quería recomendar el rezo del rosario. Dice: “Estaba escribiendo primero la dirección en los sobres, cuando veo a Satanás que estaba a mi derecha, mirándome con ojos de odio, cogió las dos hojas y las tiró, dejando en ellas la marca de una quemadura de fuego. Todavía las conservo para demostrar el poder del rosario contra el demonio “.

“Otro día estaba sentada, comenzando a rezar el rosario, cuando tuve que salir un momento de la habitación y dejé el rosario sobre la silla. Al regresar el rosario estaba sobre la mesa, anudado de modo increíble, y no podía desatarlo. Entonces comprendiendo que había sido Satanás, le dije: Arregla esto o te saco ahora mismo diez almas del purgatorio. Y ante mis ojos aquellos nudos se deshicieron fácilmente, y seguí rezando tranquilamente el rosario. Satanás no quiere que rece el rosario por las almas”.

Y sigue diciendo: “Algunas almas han rezado conmigo el rosario, que después de la misa, es la oración más eficaz. Un día de 1950, subí al último coche del tren. El tren estaba totalmente lleno, pero en ese coche solo había una señora. Ella sacó su rosario del bolsillo y me dijo, si podía rezar el rosario con ella. Yo acepté. Entonces, pensé: Si esto se lo dije a todos los que entren aquí, se va a quedar sola. Cuando terminamos, me dijo: Demos gracias al Señor. Y desapareció. Así me encontré sola en un coche del tren en un día en que estaba totalmente lleno. Yo, en ningún momento, había sospechado que se tratara de un alma del purgatorio hasta que desapareció “.

Amemos a María y pidamos su intercesión por las almas de todos los difuntos, incluidos los más olvidados y abandonados. Para quienes rezan por las almas benditas, Ella tendrá una misericordia especial también después de su muerte.

“Santa María,
madre de Dios
ruega por nosotros pecadores
ahora y en la hora de nuestra muerte
Amén”.
http://es.catholic.net/biblioteca/libro.phtml?consecutivo=478&capitulo=5932

1 comentario:

bellmar Flores dijo...

Gracias, que bello artículo y muy interesante. Estoy tomando parte de él para una conferencia sobre el valor de la Misa y a mí también me ha servido muchísimo. Que Dios los bendiga!